Terremoto en Armenia | 25 de enero de 1999, 12 años después

Publicado: enero 26, 2011 en Armenia, Colombia
Etiquetas:, , , , , , ,

Hoy se cumplen 12 años del terremoto del Eje Cafetero

El 25 de enero de 1999, a la 1:20 de la tarde, ocurrió el sismo que dejó unos 1.185 muertos.

“Después de doce años no se puede olvidar”. Así empieza su relato Álvaro Abella, un maestro de construcción y voluntario de la Cruz Roja a quien la tragedia que dejó el sismo del 25 de enero de 1999 en el Eje Cafetero lo convirtió, tristemente, en un héroe.

“Ese día mi familia estaba en el centro cuando la tierra se sacudió, pero, gracias a Dios, aparecieron minutos después sanos y salvos”, recuerda Álvaro quien los recibió con un abrazo, gesto que a la vez se convirtió en su despedida pues no volvió a su casa hasta cinco días después de ocurrido el terremoto.

El voluntario, siendo fiel a su profesión, tomó su equipo y se fue de inmediato a la sede de la Cruz Roja, para organizarse con sus compañeros. “Lo primero que me encontré fue con la Estación de Bomberos totalmente destruida”, narra el hombre quien junto a sus colegas empezó a buscar a los bomberos atrapados bajo los escombros, con la esperanza de que ellos ayudaran a rescatar a más ciudadanos.

Esas primeras horas fueron aterradoras en Armenia, pues a donde llegaba Álvaro y su equipo había muertos y heridos. Lo que Álvaro, ni sus compañeros, ni ninguno de los aún aterrados habitantes de Armenia sabían, era que la tierra les tenía guardada una otro sacudón, pues a las 5:20 de la tarde, cuando la gente apenas estaba dimensionando lo que había sucedido, una réplica acabó con lo que quedaba en pie.

“Esa noche recibimos en el Centro de Mando Unificado 60 muertos que acomodábamos como si fueran bultos de yuca”, relata el voluntario con aire de nostalgia mientras recuerda que lo que le partió el corazón fue ver a una señora, quien con vela en mano y en medio de decenas de cadáveres, amaneció en el lugar cuidando el cuerpo sin vida de su hija.

Con el paso de los días el desastre se notaba más, los muertos ya sobrepasaban los mil, las calles se adecuaron como hospitales, mientras las casetas comunales se convertían en morgues y la esperanza de encontrar sobrevivientes se perdía con el pasar de las horas.

Tres días después del terremoto, el equipo de Álvaro recorría los restos de una casa en el parque Uribe cuando entre los escombros de una vivienda el maestro de construcción divisó un mechón de cabello: “¡aquí hay alguien! Grite. Con los que me acompañaban nos pusimos a remover la tierra con las manos pues no teníamos herramientas. Allí hallamos una señora que aun respiraba y clamaba por sus hijos. Seguimos escarbando mientras le decíamos que sus hijos estaban bien, pero cuando llegamos a sus piernas encontramos a los dos pequeños sin vida; en ese momento la señora dejó de respirar”, recuerda el hombre con voz temblorosa.

Sin embargo, no todo fue tristeza pues ocho días después del terremoto, hizo parte del equipo de rescate que encontró a una señora quien sobrevivió gracias a un recipiente de plástico que cargaba en el momento en que ocurrió el desastre. “Ella quedó con una coca en la mano y gracias a esa coca pudo tomar de su orina”, dice el hombre mientras una sonrisa se le escapa de su labios, pues según él, no hay mayor alegría para un socorrista que encontrar a un sobreviviente.

Una familia que le apoya
La familia de Álvaro admira su labor y. aunque a su esposa. Fabiola Molina, a veces le reclama por su trabajo, siempre está de acuerdo con lo que él decida. “Me ha sacado algunas canas, pero la Cruz Roja es lo que más le gusta y por ello hay que apoyarlo”, dice la mujer quien lleva 40 años al lado de Álvaro. La más ferviente admiradora de Álvaro es su hija, Paola Andrea Abella, quien desde hace 14 años es testigo de la entrega de su padre por ayudar a los demás. “Mis dos hijos entrarán a las Cruz Roja en febrero a seguir los pasos de su abuelo”, asegura Paola.

De tragedia en tragedia
Con 61 años Álvaro es uno de los más experimentados socorristas de la Cruz Roja Quindío, por esa razón hace parte del equipo de 60 voluntarios colombianos que están ayudando a reconstruir a Haití. “En dos meses hemos entregado 14 casas pero la labor debe seguir”, explica el maestro de construcción quien le reclama al gobierno haitiano menos ‘tramitología’ y más acción. “La Cruz Roja tiene 800 carros, entre ambulancias camiones y camionetas, parados al sol y al agua pues al no tener placa haitiana no pueden transitar por el país”, asegura Álvaro.

Cifras del desastre
El terremoto de 1999 dejó 1.185 muertos, 8.500 heridos y un estimado de 500 desaparecidos. Además, destruyó 14.757 viviendas mientras otras 84.300 sufrieron daños. Más de 550.000 personas resultaron damnificadas y 127.000 familias afectadas. El proceso de reconstrucción costó casi 1,6 billones de pesos y solamente en Armenia se construyeron 33 nuevos barrios.

YEISON GUALDRÓN
PARA EL TIEMPO
ARMENIA

Fuente: El Tiempo

http://ciudadmilagro.wordpress.com

About these ads
comentarios
  1. liliana hernandez dice:

    si alguien lee. esto y me puede ayudar se lo agradeceria. por que necesito encontrar a mi mama, que viva en armenia y no se nada de ella desde el terremoto,
    ella se llama NIDIA STELLA HERNANDEZ.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s